Datos personales

Mi foto
Cali, Colombia
Caminar es algo más que salir a la calle, puede ser leer, sentir, pensar, soñar. A veces sentarte tranquilamente a escuchar el canto de los pájaros en un lugar apacible. Otras salir movido por tus propios pies a recorrer los senderos del mundo.

13 dic. 2008

El agua como propósito colectivo




Registro. Por: Julián Domínguez Rivera.

 
Diciembre 13 de 2008

Distinguidos colegas que ocupan estos mismos espacios en el diario El País, se han referido al Parque del Agua. He hablado con algunos recibiendo propuestas muy constructivas, respecto de un proyecto que es de la ciudad y para sus habitantes, razón por la cual creo conveniente referirme a este asunto.

Como todos los proyectos, éste tiene una conceptualización que le da vida: convertir a Cali en "una ciudad del agua", porque ancestralmente ésta ha estado presente en Cali, en el paseo del río, en las piscinas, los Farallones, que son nuestra fábrica de agua, siete ríos, el Cauca y el Océano Pacífico.

Se trata entonces de tener uno o varios lugares simbólicos, como se viene proponiendo, que se conviertan en espacios de sensibilización para la adquisición de una nueva conciencia sobre el agua, recurso que se está deteriorando.

En el proceso de discusión sobre el Parque del Agua ha sido una inmensa satisfacción ver cómo desde distintos flancos se ha ido gestando un acuerdo sobre la necesidad de reflexionar en torno a la importancia de este recurso, que está enmarcado en la preservación ambiental, una de las Metas del Milenio establecidas por la ONU.

Y el segundo consenso es sobre la posibilidad de hacer múltiples parques del agua en distintos lugares de Cali, que se conviertan en espacios plácidos, contemplativos y pedagógicos para sensibilizar a la sociedad sobre su importancia.

Algo para resaltar es el sentido de pertenencia que ha despertado el Parque del Acueducto, que estuvo abandonado durante mucho tiempo y que hoy está conservado parcialmente, gracias a la generosidad de Carrefour. No obstante, un gran segmento aún está deteriorado.

Sin duda, proyectos de esta índole sólo podrán hacerse en la medida en que exista amplio consenso ciudadano. Quienes lo diseñaron, un entusiasta grupo de jóvenes profesionales bajo la dirección de Harold Martínez, tiene un gran sentido cívico y afecto genuino por la ciudad, lejos de ellos contrariar a la comunidad. Este debe ser un ejercicio de liderazgo colectivo para lograr consensos en nuestra ciudad y así contrarrestar la falta de confianza, de inclusión y la desigualdad que nos impide ser una sociedad más viable, como lo señaló el Informe sobre Desarrollo Humano 2008, que dirigió Gustavo de Roux. Precisamente lo que se propone es que este tipo de iniciativas detonantes sirvan para construir unión de voluntades.

Lamentablemente no se ha destacado la recuperación paisajística y ambiental que, bajo la diestra mano de Jorge Enrique Orejuela, director del Jardín Botánico, se diseñó para el parque, entre otras cosas para lograr que allí vuelvan a anidar aves, que por el deterioro vegetal hoy no lo hacen.

Pueden estar tranquilos quienes abriguen alguna duda. Sólo anima este propósito tener una ciudad mejor y nada podrá hacerse en contra de la comunidad y sin cumplir las normas, porque este proyecto, y otros sugeridos, sólo serán realidad con la voluntad de la propia ciudadanía y la contribución de muchas entidades públicas y privadas, que aportarán los recursos en ejercicio del civismo que ha sido tradicional en los caleños. 







Invite your mail contacts to join your friends list with Windows Live Spaces. It's easy! Try it!

1 comentario:

caminante dijo...

Don Julián ¿por qué insiste en construir casitas para que haya ventas ambulantes?
Es mejor dejar el verde prado y los verdes árboles a las ardillas y a las aves viviendo en sus nidos
dejemos ese parque en paz y busquemos un lugar a donde podamos ganar más dinero.
He dicho!

Caminante