Datos personales

Mi foto
Cali, Colombia
Caminar es algo más que salir a la calle, puede ser leer, sentir, pensar, soñar. A veces sentarte tranquilamente a escuchar el canto de los pájaros en un lugar apacible. Otras salir movido por tus propios pies a recorrer los senderos del mundo.

19 dic. 2008

Releyendo el alumbrado


Sagitario. Por: María Elvira Bonilla

 
http://bl130w.blu130.mail.live.com/mail/EditMessageLight.aspx?n=868347156
 

Diciembre 19 de 2008
 

El entusiasmo de los caleños frente a la iluminación sobre el río Cali a lo largo de la Avenida Colombia es grande. Claramente la gente se identifica con las representaciones y los cuadros de costumbres, como los llamaban en la literatura del Siglo XIX. Cuadros de costumbres que finalmente expresan el sentimiento y la percepción que se tiene de su ciudad, de su región, de la vida cotidiana.

Vale la pena traducir a palabras las representaciones iluminadas que finalmente han suscitado tal romería. Cali y el Valle del Cauca en el imaginario popular significan muchas cosas. La caña de azúcar está presente a lo largo de toda la exhibición, con sus corteros negros, sus machetes, remolques y trenes de corte; el guarapo, las ventas de coco, chontaduro, champús, frutos y lulada; pandebono y mango biche. El Pacífico con sus ballenas, canoas y pescados. Los serenateros, las victorias de Palmira, los sembradores del café del norte del Valle, los niños elevando cometas y jugando con el viento… en fin, son tantas referencias enclavadas en las vivencias y los sentimientos colectivos de la gente de una región. Con ojos más cosmopolitas y modernos las figuras costumbristas pueden resultar elementales y simplistas, pero lo cierto es que han movido fibras y sin querer queriendo se han convertido en un elemento congregador en ese diciembre caleño.

Pero el hecho tiene otra lectura complementaria: refleja la urgencia que tiene Cali de poder contar con lugares de encuentro y expansión. De allí la insistencia en buscar iniciativas que no polaricen la ciudad sino que la unan, pero también la pertinencia del debate alrededor del Parque del Agua. Éste sigue siendo un proyecto polémico que, si no se resuelve bien, puede tener consecuencias negativas para la ciudad.

Me aseguró Julián Domínguez, el director de la Cámara de Comercio de Cali y promotor de la iniciativa, que el proyecto arquitectónico presentado inicialmente se modificará sustancialmente, gracias a los aportes ciudadanos. Lo fundamental es que queda cancelado el tema de los 700 parqueaderos que se intentaban montar en la cima de la bella colina de San Antonio, así como las construcciones adicionales, respetando su carácter patrimonial.

El trabajo de fondo de recuperación del parque estaría en la operación salvamento de árboles enfermos; resiembra masiva y mejoramiento y construcción de senderos, ojalá de tierra pisada y no de cemento, para ampliar el área aprovechable del parque. Se prestaría especial atención, según Domínguez, a la recuperación de la zona de San Cayetano y el Bosque Nacional, una cara oculta del parque que requiere inmediata atención. Los $2.000 millones del presupuesto del 2008 de la Alcaldía, disponibles para inversión en el parque, servirían para realizar estos primeros trabajos. El entusiasmo de la gente volcada a la calle en este diciembre expresa esa necesidad de reapropiarse de la ciudad y del gran imaginario que ella representa, y que la crisis de estos tiempos turbulentos desdibujaron. Una ciudad vivible, humana y grata que genere arraigue y que vincule.
 


  




Get news, entertainment and everything you care about at Live.com. Check it out!

No hay comentarios: